4 causas de pérdida de peso en gatos

La pérdida de peso en gatos puede ser el único síntoma indicativo de que algo va mal. Siempre que no haya una causa que lo justifique como que el gato esté a dieta. Por ejemplo se haya cambiado de comida. Otra causa es que se haya cambiado de casa con más espacio y haga más ejercicio.

Si la vida del gato es la habitual, la pérdida de peso implica siempre una enfermedad subyacente.

perdida-de-peso-en-gatos

4 causas de pérdida de peso en gatos

1. Pérdida de peso con apetito normal o aumentado

  • Diabetes
  • Linfoma
  • Enfermedad inflamatoria intestinal
  • Enfermedad oral
  • Hipertiroidismo

2. Pérdida de peso con falta de apetito

  • Enfermedad renal
  • Pancreatitis crónica
  • Infecciones urinarias
  • Osteoartrosis
  • Neoplasias
  • Colangitis crónica
  • Inmunodeficiencia
  • Enfermedad periodontal/estomatitis crónica
  • Insuficiencia cardíaca
  • Otras infecciones

3. Pérdida de peso con apetito normal o reducido según el momento de la enfermedad

  • Tumores
  • Enfermedad inflamatoria intestinal
  • Pancreatitis crónica
  • Glomerulonefritis
  • Osteoartrosis
  • Disfunción cognitiva
  • Enfermedades del sistema nervioso central
  • Infección urinaria

4. Pérdida de masa muscular

  • Osteoartrosis crónica
  • Cualquier enfermedad crónica que provoque pérdida o mala absorción de proteínas
  • Daño neurológico
  • Dieta pobre
  • Inadecuada ingesta proteica
  • Inadecuada digestibilidad
  • Severa enfermedad renal
  • Tumores

En gatos jóvenes, las pérdidas de peso más frecuentes se deben a falta de ingesta por enfermedad respiratoria de vías altas. También por  enfermedades víricas o úlceras en la cavidad oral. Asimismo la causa puede ser enfermedad intestinal/linfoma.

Como se ve, hay un gran número de enfermedades que pueden causar pérdida del peso. Muchas de ellas producen otros síntomas pero a veces en los gatos, es difícil que el propietario los perciba. Sobre todo si hay más de un gato en casa. Además los gatos son maestros en ocultar la enfermedad. Por ejemplo, podemos pensar que está mayor y que se mueve menos. O que prefiere estar más tiempo solo y tranquilo.

En cualquier gato en el que se observe pérdida de peso recomendamos acudir al veterinario. Donde realizaremos una exploración física,  analítica de sangre y orina.